Fernando de la Rúa abandona la Casa Rosada